Asesoramos a personas físicas, empresas e incluso entidades de gobierno, en la prevención y protección de sus intereses cuando se ponen en riesgo su libertad, sus bienes o derechos, ya sea como víctimas u ofendidos, o bien acusados por la comisión de un hecho delictivo. Por la naturaleza de nuestra especialidad –el derecho penal– guardamos confidencialidad sobre la identidad de nuestros clientes, aunque en ocasiones los casos revisten algún interés público y por esa razón los medios de difusión revelan alguna circunstancia sobre los mismos.

Por lo regular, nuestros referentes son abogados y firmas especializadas en otros ámbitos jurídicos en México y en el extranjero, e incluso embajadas y consulados, según la naturaleza delictiva del caso en particular: delitos patrimoniales, delitos fiscales, delitos bancarios y financieros, delitos ambientales, delitos contra la vida y la integridad corporal, delitos contra la propiedad intelectual, delitos de servidores públicos y contra la administración de justicia, entre otros.